GASTRONOMÍA

GASTRONOMÍA

El culto a los productos del mar y de la tierra y la riqueza y la originalidad del recetario tradicional han sido el terreno abonado sobre el cual la cocina catalana se ha convertido, en los últimos años, en una de las gastronomías más admiradas del planeta.

imagen GASTRONOMÍA

Creatividad, ingenio y atrevimiento son términos que se emplean a menudo para describir a los chefs catalanes de vanguardia. Estas mismas palabras sirven para calificar muchas de las combinaciones de ingredientes que forman parte de la cocina popular y que hoy aún pueden parecer revolucionarias, como es la tendencia ampurdanesa de hermanar los ingredientes del mar y la montaña.

El pasado y la vanguardia gastronómica han hecho del producto de calidad y proximidad la base de su recetario, que ha convertido a Cataluña en referente culinario internacional por su gastronomía.

Ferran Adrià, proclamado reiteradamente mejor cocinero del mundo, ha sido capaz de crear un nuevo lenguaje culinario que se ha convertido en universal.

El interés que ha despertado la creatividad de reconocidos chefs ha servido para que críticos y gastrónomos fijen la mirada en la oferta gastronómica catalana. Prestigiosos chefs y restaurantes han conseguido situarla como la comunidad autónoma con más estrellas Michelin.

imagen 19 -GASTRONOMÍA

Tradición culinaria que cambia como el paisaje…

Cataluña tiene una tradición culinaria que cambia, como el paisaje, de las zonas costeras al interior y de norte a sur, y pone a nuestra disposición un amplio abanico de posibilidades con el que deleitar nuestro paladar.

El sabor del secano, del mar o de la alta montaña se combinan para crear experiencias únicas y singulares, tradicionales y de vanguardia.

Hasta los paladares más exigentes hallan en el repertorio de la gastornomía catalán innumerables formas de deleitarse los sentidos. Pasear entre los puestos de los mercados, probar productos hechos con calidad, conversar con los protagonistas de la cocina, conocer las interioridades de las bodegas y recibir formación culinaria de primera mano son propuestas que esperan a todos aquellos que quieran disfrutar del turismo gastronómico catalán.

A medida que avanzan los meses en el calendario, la oferta gastronómica se va transformando. En otoño, las mil caras de las setas lucen en restaurantes y ferias. En invierno, toman el relevo las centenarias calçotades (comidas a base de brotes de cebollas blancas a la brasa) y las xatonades (platos a base de ensalada de escarola, atún, bacalao, boquerón y aceitunas).

Con la llegada de la primavera, el estallido de la fruta dulce, como las fresas o las cerezas, comparten alabanzas con fiestas como el Encuentro del Caracol. Y en verano, llaman la atención las fiestas del segar y el desgranar, la cata de embutidos y las comidas junto al mar.

La cocina catalana ha ido enriqueciéndose a lo largo de su historia gracias a las diversas culturas y civilizaciones que han dejado su sello en ella.

De los griegos y los romanos heredó el aceite, el trigo y el vino. De los árabes, técnicas agrícolas y la inclusión en los platos de productos actualmente tan presentes como el arroz, el azúcar y la berenjena.

En los últimos años, la creatividad, la innovación y la calidad de los cocineros catalanes más reconocidos ha permitido mantener el marcado carácter mediterráneo de esta cocina y posicionarla como una de las más prestigiosas internacionalmente.

Bajo el sello de Hotel Gastronómico se encuentran establecimientos de pequeño formato que tienen como principal atractivo una oferta gastronómica de proximidad y un trato próximo y familiar. Alojamientos confortables y de calidad con una gastronomía que trata de conservar la personalidad, la identidad y los productos del territorio.

ENOTURISMO - GASTRONOMÍA

Además…

Practicar el enoturismo en Catalunya es sinónimo de descubrir y disfrutar del vino, del territorio, de la cultura y de la gastronomía autóctona de las regiones que configuran las once denominaciones de origen Vi y de las que forman la única denominación de origen Cava.

Cataluña alberga cerca de seiscientas bodegas de varios tamaños y producciones. Algunas de las bodegas se alojan en castillos medievales y otras lo hacen en edificaciones modernistas. Muchas de ellas ofrecen visitas guiadas y actividades complementarias, como catas de vinos, cursos, formación o fiestas.

 

¡Pregunta por nuestras rutas gastronómica y disfruta de la verdadera Cataluña!